CAPITAL HUMANO, TECNOLOGÍA Y NEGOCIOS

…Lo esencial es invisible a los ojos………
                                     El principito. Antoine de Saint-Exupéry

Capital Humano / Capital Intelectual
En épocas de crisis en las que aparecen desvinculaciones de personas de las organizaciones,
por las más variadas razones, estas toman estado público, generándose en las Empresas la
inquietud sobre si tendrán que hacer despidos y como conservarse en barbecho. La nómina de
personal y los organigramas (escritos o implícitos) comienzan a ser revisados. Nadie quiere ser
tomado desprevenido.
Todo emprendimiento, más allá de su dimensión, se sustenta en un objetivo. Si ese objetivo es
inviable, no hay mucho para decir. El emprendimiento se terminó. Todos los que hoy esperaban una transición relativamente rápida y reactivadora se dan cuenta que no es así y no será así.
Este es y será un un periodo a transitar esperan con sus recursos. Cuidando su capital. Reorganizarse, modificar estructuras, revisar costos, repactar precios etc.
son los mandatos actuales, si hay crisis hay que buscar las oportunidades.
Ya desde hace varios años sabemos que el Capital de la Empresa no son sus activos físicos y
hablamos de capital humano, esto es el conjunto de personas que colaboran con el proyecto
en todos sus aspectos. Existen bibliotecas importantes con este tema. Todos son parte de la
Empresa ya sea chica mediana o grande, nacional o internacional.
Ahora, cuando soplan los vientos de crisis es cuando se pone a prueba la calidad de los que
dirigen. La idoneidad no surge del conocimiento o de la pericia anterior. La competencia
excluyente en este momento es saber aprender y mantener las competencias centrales (core
competences). Esto significa dos cosas:
a) Aprender es la capacidad para poder desestructurar lo que se sabe cómo cierto y
poder absorber lo nuevo integrándolo en un conocimiento o habilidad que integre lo
nuevo con lo anterior.
b) Poder reconocer aquello que ha hecho posible donde se está, ubicando y subrayando
aquellas habilidades y conocimientos que lo han hecho posible.
No es un tiempo para la parálisis o no hacer nada.
Y es aquí donde el concepto de Capital Humano debe dejar paso al concepto Capital
Intelectual.
Nadie pone en duda que la sociedad industrial ha dejado paso a la sociedad del conocimiento.
El uso de sistemas complejos que incumben a todas las áreas organizativas requiere la
aplicación ya no de fuerza o destreza física, requieren el uso de la capacidad intelectual de las
personas. Esto no es un concepto de elite, solo es la enumeración de las fuerzas aplicadas a la
división del trabajo. Todo el personal agrega valor, cada uno en su medida, pero hay quienes
por su preparación, competencias y actitudes están más próximas de lo que llamamos
competencias centrales y son, quienes pueden estar atentos a los cambios y mejoras que se
suceden en la competencia y en el resto mundo.
Como dijimos en otra nota, siempre que llovió paró. Cuando pare la lluvia que no nos tome
desprovistos de recursos. Hay que cuidar el capital, sin inteligencia no hay capital que sirva.